hoteles indice guía
vida nocturna restaurantes playa
 
Anuncios Google
 

 

Ballenas en Samana'

Republica Dominicana

 

     

 

 

     

 

Testo de http://ecoturismodominicano.blogspot.com

La Bahía de Samaná, es conocida internacionalmente porque allí, cada año se concentran más de 3.000 ballenas jorobadas en un hermoso ritual de apareamientos y, donde los visitantes se pueden acercar a escasos metros y fotografiarlas. Los visitantes van a Samaná en concreto en esta época, por que su puerto, el más activo de la región, se convierte cada primer trimestre del año en punto de partida para uno de los espectáculos más grandes que puede ofrecer la naturaleza: La llegada de cientos de ballenas jorobadas, que eligen las cálidas y apacibles aguas de su bahía para reproducirse. Se calcula que el 80% de los rorcuales del mundo se aparean y crían frente a las costas de Samaná. El método que los machos utilizan para atraer a las hembras, consiste en elevar al aire sus cuerpos de 40 toneladas, para luego caer al agua salpicando mares de espuma . Dicen que ellas también son capaces de hacerlo, pero lo evitan para no herir el frágil ego de los machos.

Observando las aguas del Caribe en estos tour de avistamiento de ballenas, se pueden divisar sombras oscuras pasando por debajo de la embarcación, pero como son tan sociables no hay por que temer. Normalmente es una ballena jorobada hembra con su cría recién nacida. Luego, en la distancia, un macho brinca casi completamente fuera del agua, cayendo enseguida con un estallido de espuma sobre la superficie del mar. Esta es una escena típica en la Bahía de Samaná, en la costa de República Dominicana, cuando miles de ballenas jorobadas migran desde las regiones polares del Atlántico Norte hacia sus aguas favoritas en el Caribe, adonde llegan a aparearse o a parir. Especie protegida desde 1966, la ballena jorobada ha ido recuperándose gradualmente hasta casi un 30 por ciento de su número original, que en la actualidad se encuentra en el rango de 15.000 a 40.000 animales. En 1986, el entonces presidente de la República Dominicana, Joaquín Balaguer, asignó una parte de Banco de Plata, el principal lugar de cría de estos mamíferos en el hemisferio occidental, para que sirviera como refugio acuático.

BANCO LA PLATA. Situado unos 80 kilómetros al norte del litoral dominicano, el área de Banco de Plata fue ampliada y en 1996 rebautizada como Santuario de Mamíferos Marinos de la República Dominicana. Aunque no se puede entrar al parque durante la temporada de apareamiento, hay excursiones para observar a estas impresionantes criaturas desde la boca de la Bahía de Samaná, que es uno de los estuarios más grandes del Caribe.
Las espectaculares colas y aletas, y los prominentes lomos de estos mamíferos marinos en peligro de extinción son inmediatamente visibles muy poco después de dejar el puerto de embarque. Su sociabilidad y necesidad de respirar en la superficie han acostumbrado a estas ballenas a exhibirse sin timidez alguna, a pesar de la cercana y constante presencia de curiosas embarcaciones.

 

     

 

 

     

 

 

     

 

Cayo Levantado

 

     

 

 
 
 
 
 

 

     

 

 

 

Anuncios Google

hoteles indice guía
vida nocturna restaurantes playa